Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2019
Depresión

Estimulación ­magnética contra la depresión

Una técnica innovadora de estimulación cerebral podría reemplazar a la estigmatizada terapia electroconvulsiva para tratar la depresión grave. Aunque actúa de ­manera similar, comporta menos efectos secundarios.

Varios equipos de todo el mundo están investigando si la estimulación magnetoconvulsiva ayuda a los pacientes con depresión grave. Uno de ellos es el dirigido por Amer Burhan, del Instituto Lawson de Investigación Sanitaria en Canadá. [Cortesía del Instituto Lawson de Investigación Sanitaria]

En síntesis

Más de un tercio de los pacientes con depresión grave no mejoran con los fármacos. Probablemente, muchos de ellos se beneficiarían de la terapia electroconvulsiva.

Sin embargo, esta técnica, que se conoce y aplica desde hace tiempo, también produce efectos secundarios. Muchas de las personas tratadas sufren problemas de memoria a corto plazo.

Un método más moderno, la terapia magnetoconvulsiva, podría aliviar a los pacientes con depresión grave. Tiene la misma eficacia que la terapia electroconvulsiva, pero menos efectos secundarios.

Pablo, de 46 años de edad, sufre depresiones graves desde hace unos tres años. Antes de acudir a nosotros, había tomado ocho medicamentos diferentes y se había sometido a psicoterapia. Pero nada lo ayudaba. Ahora, en la Universidad de Bonn, estamos ensayando con este paciente un tratamiento experimental: le aplicamos un campo magnético intenso y breve en su cerebro. Hace algún tiempo que investigamos si la terapia magnetoconvulsiva combate la depresión con el mismo éxito que un método más antiguo, la terapia electroconvulsiva, pero sin causar tantos efectos secundarios.

En caso de funcionar, cientos de miles de individuos podrían mejorar con este tratamiento. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que alrededor de 322millones de personas en el mundo sufren depresión. En la mayoría de los casos, no se trata de un único episodio: la enfermedad sigue un curso fluctuante. Así, el paciente se siente mejor durante un tiempo, pero recae en una fase depresiva más tarde. Menos de dos tercios de los afectados se recuperan por completo con la psicoterapia y los medicamentos psicótropos. Si un paciente no mejora con una terapia farmacológica a base de dos tipos de antidepresivos, se habla de una depresión resistente al tratamiento o refractaria. A tenor de las directrices médicas actuales, la terapia electroconvulsiva estaría indicada en tales casos.

En 1938, el neurólogo Ugo Cerletti (1877-1963) y el psiquiatra Lucio Bini (1908-1964) desarrollaron y ensayaron la terapia electroconvulsiva con un paciente que sufría esquizofrenia. A través de electrodos colocados en el cuero cabelludo, le administraron una breve descarga eléctrica, la cual desencadenó una convulsión generalizada en el tejido cerebral. Era similar a una convulsión epiléptica, pero con efectos terapéuticos. Hoy en día, la terapia electroconvulsiva, a diferencia de antaño, se realiza bajo anestesia general. Y las convulsiones se previenen casi por completo con la administración de un relajante muscular que minimiza el riesgo de lesión, al que también se ven expuestas las personas epilépticas cada vez que sufren un ataque. En la actualidad, pues, la terapia electroconvulsiva no supone una experiencia dolorosa para los pacientes, de manera que suelen tolerarla bien. Por otra parte, surte más efecto sobre la depresión que cualquier otra terapia: más de la mitad de los pacientes que no responden a los antidepresivos mejoran con este tratamiento. En algunos casos, la depresión incluso remite por completo.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.