Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2019
Trastornos del sueño

Los cinco tipos de insomnio

No todos los insomnes son iguales: mientras unos presentan nerviosismo, otros manifiestan síntomas de depresión. 

unsplash / Kinga Cichewicz (unsplash.com/photos/FVRTLKgQ700)

Dar vueltas y vueltas en la cama durante horas antes de caer en los brazos de Morfeo y despertarse muy temprano. Si se presentan estos síntomas durante al menos tres días a la semana y estos influyen en el rendimiento diurno, es probable que se sufra de insomnio. Un trastorno que, según las estimaciones, afecta a alrededor de un 10 por ciento de los adultos.

El insomnio puede deberse a numerosas causas; entre ellas, ­problemas fisiológicos (como la ­apnea) o enfermedades mentales (depresión). No obstante, para cerca de la cuarta parte de los casos no existe una explicación concluyente. En ese supuesto se habla de los «trastornos relacionados con el ­insomnio».

Tessa Blanken y otros investigadores del Instituto Neerlandés de Neurociencias acaban de identificar varios tipos de esta alteración. Para su estudio encuestaron a 4322 sujetos, alrededor de la mitad de los cuales padecían un trastorno relacionado con el insomnio. Les preguntaron sobre su historia personal, su personalidad y salud. A continuación, clasificaron las respuestas en cinco categorías, teniendo en cuenta la intensidad con que los síntomas afectaban el día a día de los entrevistados y qué síntomas predominaban, entre otros factores.

La categoría 1 describía a los individuos que sufrían un insomnio más grave: prácticamente no sentían emociones positivas, estaban exhaustos y se ponían muy nerviosos antes de acostarse.

Los sujetos pertenecientes a las categorías 2 y 3 presentaban una sintomatología moderada. Así, los de la categoría 2 no conseguían conciliar el sueño, sobre todo si habían experimentado situaciones de estrés. Los del grupo 3 también tenían problemas antes de ir a dormir, pero, al igual que las personas de la categoría 1, presentaban pocas emociones y pensamientos positivos.

Las categorías 4 y 5 englobaban casos «leves». Los afectados del grupo 4 llevaban tiempo lidiando con el insomnio y muchos habían tenido una infancia difícil. Por último, el grupo 5 se caracterizaba por presentar síntomas de cansancio y depresión.

Michael Schredl, psicólogo del Instituto Central de Salud Mental de Mannheim, quien no participó en el estudio, considera acertada esta clasificación del insomnio, pues permite ajustar la terapia a cada tipo de afectado. De hecho, Blanken y otros investigadores han confirmado que cada tipo de insomne reacciona de manera diferente a los tratamientos farmacológicos (con tranquilizantes, por ejemplo) o a la psicoterapia (entre ellas, la conductual).

Fuente: The Lancet Psychiatry, vol. 6, págs. 151-163, 2019

Puedes obtener el artículo en...

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.