Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2019
Personalidad

¿Nos conocemos tan bien como pensamos?

Al parecer, nos cuesta distinguir si estamos siendo amables o descorteses.

Getty Images / Martin Barraud / iStock

Sabemos con certeza si somos más sociables que introvertidos o más vagos que activos, pero hay un aspecto de nuestra personalidad que nos cuesta evaluar. «Las personas no podemos juzgar con exactitud en qué medida somos amables», afirman Jessie Sun y Simine Vazire, de la Universidad de California en Davis.

Con el objetivo de comparar juicios propios y ajenos, las psicólogas pidieron a más de 400 estudiantes que se describieran durante una semana de forma regular a través del SMS. Durante ese tiempo, los participantes también llevaron sujeta al cuerpo una grabadora que, a diario, entre las siete de la mañana y las dos de la madrugada, registraba las señales sonoras cada diez minutos durante treinta segundos. De ese modo, recopilaron unas 150.000 secuencias de medio minuto.

A partir de esas secuencias, los investigadores ­evaluaron el comportamiento de los participantes (por ejemplo: «Durante esa hora, el probando parecía tranquilo»). La mayoría de los participantes determinó de manera correcta cuándo habían sido extrover­tidos o escrupulosos. Los juicios propios y ajenos, en este caso, por lo general coincidían. Sin embargo, no sucedía lo mismo respecto a la tolerancia y la estabilidad emocional.

Las psicólogas afirman que las diferencias entre la propia perspectiva y la ajena sobre la estabilidad emocional se deben a una debilidad en el diseño del estudio: «A veces nos sentimos preocupados o tristes, pero no lo expresamos verbalmente». Por tanto, las grabaciones solas no permiten a un observador juzgar este rasgo. Por el contrario, la amabilidad o la descortesía se exteriorizan con mayor facilidad; por ello, los observadores pueden formarse una opinión más acertada, incluso mejor que el propio individuo. «Nuestros hallazgos cuestionan si las personas saben cuándo están siendo amables y cuándo groseras.»

Fuente: Psychological Science, 10.1177/0956797618818476, 2019

 

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.