Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Prevención contra la violencia

Hay que educar a los niños desde pequeños a convivir sin violencia. Tal es el objetivo de "Faustlos", un programa de educación infantil y primaria de éxito en Alemania.

Lunes por la mañana en una guardería de Heidelberg. Ocho niños sentados en sus sillitas formando un corro expectante alrededor de Anna Taubner. La educadora saca dos títeres de una maleta y pregunta a los pequeños: "¿No queréis saludar al travieso Willi y a la tranquila Schneck?" De pronto resuena desde el círculo en pleno unos chillones: "¡Hola, travieso Willi! ¡Hola tranquila Schneck!"

La educadora manda silencio. Los niños siguen con los ojos abiertos lo que Taubner escenifica con los muñecos en sus manos. El perro y el caracol cumplen años y les han hecho regalos: a él una hoja de lechuga y al caracol una pelota. Pero no parecen alegrarse mucho: el caracol retrae los cuernos y el perro mira de reojo a la pelota, sin prestar atención a su propio regalo. Antes de que la educadora pregunte por la raíz del problema, exclama Mustafá, de cinco años: "¿Y por qué no intercambian los regalos?". Emilie, de su misma edad, apuntala: "¡Claro, el caracol no puede de ninguna manera jugar con una pelota!"

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.