Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Seducción juvenil por los cómics japoneses

Los cómics manga y las películas de dibujos animados anime se han convertido en géneros de culto. ¿Acabarán afectándonos el "síndrome de hikikomori" y otras patologías semejantes?
¿Gente joven que durante meses no abandona su habitación, son adictos a videojuegos, mangas, figuras de plástico o fotos de famosos, se tratan entre ellos con un distanciado usted y parecen no querer tener nada que ver con el mundo exterior? Hace ya algunos años que en los medios occidentales no dejan de aparecer informaciones sobre la conducta sorprendente de los jóvenes japoneses. Diríase que el síndrome de hikikomori y fenómenos similares pertenecen a un submundo exótico. Nada más lejano a la verdad. Gozan de una difusión que trasciende las peculiaridades culturales del país del sol naciente.
Tal acontece con Rashid. A sus 24años, el joven no sale de su habitación en la casa paterna desde hace cinco años. Duerme durante el día. Pasa las noches ante la pantalla del televisor o afanado en videojuegos. Su madre le deja la comida delante de la puerta, permanentemente cerrada, del cuarto. En vano golpea su padre esa misma puerta, mientras le insta a que se dedique de una vez a hacer algo, que trabaje o rece. La familia vive en Omán.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.