El arte de la charlatanería

Las personas inteligentes son menos propensas a dejarse engañar por la pomposidad verbal, pero son más hábiles en practicarla

[KHOSRORK/ GETTY IMAGES/ ISTOCK]

En síntesis

Los psicólogos denominan «charlatanería pseudoprofunda» (bullshit) al lenguaje vacío de contenido que da la impresión de profundo. Con frecuencia se utiliza para impresionar a los demás. A diferencia de la mentira, la charlatanería no es necesariamente falsa, pero sí intencionadamente oscura o sin sentido.

Las personas vulnerables a la charlatanería son más propensas al pensamiento intuitivo. En política, esoterismo y publicidad, el discurso presuntuoso satisface necesidades emocionales, entre ellas, la certeza o la pertenencia.

La inteligencia fortalece e inhibe la pomposidad al mismo tiempo: habilidades lingüísticas suelen fomentar la tolerancia a la charlatanería, mientras que la reflexión cognitiva la reduce. Por regla general, un cociente de inteligencia elevado lleva aparejado un gran talento para la charlatanería.

«Una de las características más destacadas de nuestra cultura es la charlatanería.» Con estas palabras comienza el ensayo On Bullshit («Sobre la charlatanería»), del filósofo estadounidense Harry G. Frankfurt. En 2005, su obra, de apenas 80 páginas, tocó la fibra de los ciudadanos. Afirmaba que en nuestra sociedad se está extendiendo un tipo de comunicación desligada de la verdad —por cierto, lo afirmó bastante antes de la carrera política de Donald Trump.

Según Frankfurt, en el ánimo de quien dice majaderías no se encuentra en primer lugar difundir mentiras. Más bien, no siente interés por lo que es verdadero o falso. La majadería se diferenciaría de la mentira en que el hablante no afirma falsedades a sabiendas; simplemente, no le importa si su declaración es correcta ni tampoco si tiene sentido, siempre y cuando sirva para su propósito. Y este suele ser ¡impresionar!

Frankfurt considera explosivo este particular olvido de la verdad, forzado por los medios digitales. Puesto que, donde los hechos y la correcta argumentación ya no valen, de nada serviría referirse a ellos. Muchos debates públicos se han desvinculado cada vez más de lo que podría afirmarse de manera racional.

Pero ¿qué es la charlatanería? Para Frankfurt son declaraciones que suenan significativas o importantes, pero que no tienen sentido o el que tienen es vago. A menudo, los charlatanes se expresan de forma vaga o ambigua y lanzan palabras clave que están de moda con connotaciones positivas (como «sostenible», «consciente» u «holístico»). Ejemplos clásicos los proporcionan algunos saberes espirituales de los esotéricos. Pero la charlatanería también circula en la publicidad y en la política, en la escena artística y cultural, en la ayuda vital y en la terapia, incluso en partes de la ciencia.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.