¿Mantas pesadas para dormir?

Pueden llegar a pesar hasta 12 kilos y, según se supone, son capaces de aliviar los trastornos del sueño y la ansiedad. Sin embargo, ningún estudio ha demostrado que las mantas pesadas sean eficaces.

[PONGSAKORNJUN/ GETTY IMAGES/ ISTOCK]

En síntesis

Una manta terapéutica pesa mucho más que una normal. Con ella se intenta ayudar a las personas adultas a que se relajen a la hora de dormir. Según la estatura del usuario, pueden llegar a pesar hasta 12 kilos.

El peso no solo debe calmar a la persona que duerme, sino también aliviar los trastornos del sueño, ansiedad o depresión. El efecto podría deberse a la presión que produce la manta sobre el cuerpo.

Según un estudio, las personas con una enfermedad psíquica dormían mejor bajo una manta pesada que bajo una convencional. Sin embargo, todavía faltan trabajos que demuestren sus usos médicos y mecanismos de acción.

Sea con un grueso plumón o una fina sábana, nos gusta taparnos cuando estamos en la cama y vamos a dormir. Ello favorece el sueño, con independencia del calor del entorno. «Necesitamos una manta para mantener una temperatura corporal constante durante toda la noche», explica el psicólogo Hans-Günter Weeß, quien dirige el Centro Interdisciplinar del Sueño en la Clínica de Pfalz en Klingenmünster. «Pero esa costumbre también tiene un efecto psicológico: gracias a ella, creamos un espacio que nos resulta cómodo y confortable.»

Existe un tipo de manta que se supone que debería favorecer el descanso nocturno, la llamada «manta pesada». Entre capas de tela se cosen cuentas o cadenas, que pueden ser de metal o vidrio. De este modo, la manta puede llegar a pesar hasta 12 kilos. Su peso sobre nuestro cuerpo debería producir un efecto tranquilizador y relajante, además de transmitir una sensación de seguridad parecida a la de un abrazo afectivo o evocar recuerdos de la infancia, como cuando aferrábamos el edredón con firmeza contra nuestro cuerpo antes de caer en los brazos de Morfeo. Pero la idea no resulta novedosa: algunos padres envuelven a su bebé con el objetivo de calmarlo. Según un reportaje publicado en 2016 por la BBC, en Japón algunos adultos utilizan la llamada «técnica del envoltorio» para relajarse.

Los fabricantes de las mantas pesadas recomiendan su producto sobre todo si se sufren trastornos del sueño, estrés, ansiedad, depresión o trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Asimismo, las personas con autismo, síndrome de las piernas inquietas, demencia y párkinson pueden beneficiarse de la manta, ya que les proporciona serenidad y tranquilidad.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Otros artículos del informe especial «Los secretos del sueño»

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.