El té ayuda a relajarse y a concentrase

Una taza de té disipa el estrés y favorece la concentración y la constancia, lo que puede ser beneficioso sobre todo para las personas que se dedican a trabajos creativos o son propensas a la fatiga.

[iStock/ Fotostrom]

El té tiene un efecto particular: por un lado, estimula; por otro, calma. Según afirman los autores de un estudio llevado a cabo en la Universidad de Pekín y publicado en Food Quality and Preference, el té ayuda a las personas a concentrarse mejor e incrementa su constancia.

Para su investigación, el equipo dirigido por el psicólogo Yi Jiang encomendó de manera reiterada a un centenar de participantes la tarea de encontrar una palabra que tuviera relación con otras tres (Prueba de Asociados Remotos o RAT). Previamente, un grupo de voluntarios recibió té negro para beber; el resto, agua caliente (ambas bebidas se sirvieron a 42 grados centígrados). Según constataron los investigadores, el té aumentó el rendimiento en las tareas difíciles y de mayor duración de la prueba, pero solo en los sujetos habituados a tomar té. Al parecer, la razón de estos resultados estriba en que los consumidores habituales de té esperaban que la infusión tuviera un efecto estimulante, sugieren los autores. Por otro lado, el efecto de esta bebida solo se percibía cuando las tareas requerían especial concentración y perseverancia.

Fomenta la calma y el estado de alerta

Los ingredientes del té que tienen un efecto calmante, como el aminoácido L-teanina y el antioxidante epigalocatequina (EGCG), combinados con la teína, sustancia activadora, producen un «efecto paradójico»: estimulante y calmante a la vez, indica Andrew Scholey, de la Universidad de de Tecnología Swinburne en Melbourne.

Mediante el análisis de la actividad cerebral de los participantes, Sholey y su equipo observaron en sus estudios que la L-teanina relaja las regiones del cerebro que no se necesitan en ese momento y que esto favorece la capacidad de concentración. Los sujetos habían tomado una bebida con 200 miligramos de L-teanina (la misma cantidad que contienen ocho tazas de té). Bajo la influencia de la catequina EGCG, no solo aumentó la actividad de las ondas alfa (típicas del estado de relajación), sino también la de las ondas beta y theta, las cuales se producen con el aumento del estado de alerta y la concentración en calma.

Pero la teína no explica por sí sola el efecto activador, demostraron Andrew Steptoe, del Colegio Universitario de Londres, y su equipo en un estudio. Los investigadores pidieron a 75 hombres sanos y no fumadores que renunciaran al café y té durante cuatro semanas. A continuación y a lo largo de seis semanas les permitieron beber té negro o una bebida que contenía la misma cantidad de teína y era de color y sabor similares. ¿Resultado? Con el té, los sujetos se recuperaron más rápidamente tras efectuar actividades estresantes. En concreto, sus niveles de cortisol (biomarcador del estrés) se redujeron, de media, en torno al 50 por ciento en poco menos de una hora, un porcentaje notablemente mayor en comparación con la bebida placebo. Además, los que habían bebido té se sentían más relajados.

 

Este artículo apareció publicado en línea en la sección de Actualidad Científica el 2 de febrero de 2022.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.