Masculinidad en transformación

Numerosos hombres sufren la imposición de un rol masculino tradicional. Para cambiar esa condición, deberían ahondar en su propia identidad. Los «programas de transformación de género» pueden ayudar

[LAYLABIRD /GETTY IMAGES / ISTOCK]

En síntesis

Con frecuencia, los hombres se benefician de los roles tradicionales, ya que les permiten disfrutar de privilegios sociales. Sin embargo, paradójicamente, les provocan problemas psicológicos.

Por ello, los investigadores sociales y los psicólogos recomiendan cuestionar las normas masculinas, por ejemplo, a través de los llamados «programas de transformación de género».

En numerosos países este tipo de intervenciones resultan todavía minoritarias. Además, existe el peligro de consolidar, sin pretenderlo, los roles de género en lugar de ayudar a superarlos.

Pregunta: «¿Qué películas te marcaron en la infancia?». Ramón piensa un instante y responde: «Cuando era adolescente me encantaba James Bond. Me gustaba que siempre fueran tan heroico». Ramón, de 30 años de edad, participa en un taller en línea sobre la «masculinidad crítica». Cerca de una docena de personas, la mayoría hombres jóvenes, se han reunido frente a la pantalla. Solo un par de mujeres participan en el curso. Nadie menciona un film con una una protagonista femenina. Tampoco es de extrañar: en las casi 1400 películas de acción estadounidenses que se estrenaron en las salas de cine entre 1960 y 2014, solo 180 tenían a una mujer como personaje principal.

No obstante, hoy en día algunos héroes masculinos se antojan trasnochados. Como el agente 007 que encarnó Sean Connery entre 1962 y 1971. El guion de entonces contenía una variada colección de clichés misóginos. «Deja hablar a los hombres», indicaba el agente secreto en uno de los largometrajes a una de sus parejas. Tras ella haberle dado un masaje, Bond le propina una palmadita en el trasero.
Pero el agente secreto, del mismo modo que la sociedad en general, ha cambiado. Daniel Craig, el nuevo James Bond, ya no interpreta el papel de macho, sino que es como una máquina sin sentimientos. Julian Dörr, periodista del diario Süddeutsche Zeitung, lo describe como «un hombre tenso en un cuerpo tenso. Un bulldog que aguanta estoicamente el dolor y la humillación, y sigue adelante. Porque los hombres siempre siguen adelante».

Para Dörr, la transformación del agente 007 muestra el desarrollo del ideal masculino en los últimos decenios. Aunque el sexismo abierto ya no se tolera, el estereotipo de un hombre «incapaz de comunicarse, hecho para aguantar y perseverar» sigue existiendo y acarrea problemas. No solo para las mujeres, sino también para los hombres.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.