Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Olvido súbito

Ciertos recuerdos desaparecen de repente.
iStockphoto
Cuando nos levantamos de noche para ir al cuarto de baño, el breve instante que tenemos la luz encendida dejará una huella efímera en el recuerdo. Las pruebas obtenidas durante decenios hacían pensar que las memorias que trabajan visualmente se esfuman gradualmente en el plazo de unos pocos segundos. (Memorias que, incluso a la luz del día, conectan puntos para crear una escena completa al recorrerlos velozmente la mirada.) Pero un nuevo y sagaz estudio reseñado en la revista Psy­chological Science sostiene que tales recuerdos se mantienen nítidos hasta que, súbitamente, desaparecen.
Weiwei Zhang y Stephen J. Luck, de la Universidad de California en Davis, pidieron a sus probandos que recordasen los matices de cuadrados de colores, que habían sido presentados brevemente en una pantalla menos de 10 segundos antes. Los sujetos marcaban su respuesta en una rueda de color. Si los recuerdos se fueran desvaneciendo gradualmente, las respuestas hubieran sido cada vez más imprecisas, desgastadas por el tiempo; lo mismo que lo indicaría que los sujetos eligiesen amarillo o rojo, por ejemplo, cuando el tono correcto era anaranjado. No fue eso lo que ocurrió: los probandos pasaron bruscamente de responder con gran precisión a dar respuestas casi al azar, prueba de que sus recuerdos se esfumaban de repente. Según un análisis matemático de Zhang y Luck, la memoria de la mayoría de los sujetos se desplomó en algún momento comprendido entre los 4 y los 10 segundos posteriores al estímulo.
Los investigadores explican que la extinción repentina del recuerdo es de esperar si los recuerdos necesarios a corto plazo están almacenados en circuitos que se alimentan a sí mismos. Luck establece un símil entre un ordenador portátil y una linterna. "El portátil es un sistema activo que utiliza circuitos de realimentación para limitar la cantidad de energía que extrae de la batería", explica. La luz de la linterna se va amortiguando al agotarse las pilas, pero "el ordenador sigue funcionando perfectamente mientras tiene batería", explica, "y después se apaga de repente".

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.