Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2005
Antropología

Estereotipos arcaicos

Aunque la psicología comparada enseña que pensamos y actuamos según pensaron y actuaron nuestros antepasados de hace miles de años, no resulta fácil conciliar el mundo laboral contemporáneo con una mentalidad paleolítica.
Las series de dibujos animados nos han familiarizado con los rudos modos de vida del Paleolítico. Su estudio científico corre a cargo de la psicología comparada, que infiere que hoy día nos seguimos comportando, en muchos aspectos, igual que el hombre de la Edad de Piedra. Lo corroboran los trabajos de Nigel Nicholson, de la Escuela de Altos Estudios Mercantiles de Londres, para quien numerosos fenómenos de la vida laboral sólo admiten explicación desde una mentalidad paleolítica persistente.
Hace aproximadamente 200.000 años, el Homo sapiens inició su andadura en las extensas sabanas del Africa oriental. Ese entorno conformó sus rasgos mentales y sus estructuras cerebrales, que tan óptimos réditos le dio en sus tareas cazadoras y recolectoras. Un entorno que dista mucho del despacho moderno o de las instalaciones productivas de alta tecnología. El mundo ha sufrido desde los tiempos de la sabana una drástica transformación, pero no el hombre.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.