Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Influencia del sexo en la apnea del sueño

Con frecuencia, este trastorno que dificulta la respiración durante el ­descanso nocturno sigue un curso distinto en las mujeres que en los hombres, lo que provoca que las afectadas pasen desapercibidas.

Getty Images / grandriver / iStock

Imagínese por un momentoa la típica persona con apnea del sueño. Lo más probable es que en su mente emerja la imagen de un varón de mediana edad con sobrepeso y que ronca como si de una vieja locomotora se tratase. Hace veinticinco años, los expertos creían que este trastorno del sueño, en el que la respiración se interrumpe mientras se está dormido, afectaba unas diez veces más al sexo masculino que al femenino. Estudios de mejor calidad han demostrado que esta proporción se reduce a tres a uno, es decir, tres varones por cada mujer. Pero a medida que surgen nuevos datos, resulta cada vez más patente que la apnea del sueño (y la categoría más amplia conocida como trastornos respiratorios del sueño) solo es algo diferente en las mujeres, con lo que a menudo pasa desapercibido en el sexo femenino.

Riesgos para la salud

La apnea del sueño aumenta el riesgo de infarto de miocardio, de hipertensión, arritmia, resistencia a la insulina, ictus y accidentes provocados la somnolencia diurna. En pocas palabras, respirar con dificultad por la noche sin proporcionar al cuerpo el descanso nocturno necesario eleva la presión sobre el sistema cardiovascular y los niveles de adrenalina, y favorece la inflamación.

Los médicos diagnostican la apnea con una prueba de sueño, a menudo domiciliaria, que mide el índice de apneas e hipoapneas. Este índice refleja el promedio de veces que en una hora se manifiestan episodios, de al menos 10 segundos de duración, en los que se deja de respirar (apnea) o respirar cuesta tanto que los niveles de oxígeno en la sangre descienden en un 3 o 4 por ciento, o incluso más (hipoapnea). Se considera normal que se presenten menos de 5 episodios cada hora. Si ocurren entre 5 y 15, la apnea del sueño se califica de leve; entre 15 y 30, es moderada, y por encima de 30, se trata de una apnea grave.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.