Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Getty Images / Stígur Már Karlsson/Heimsmyndir / iStock

Comúnmente se piensa que los estudiantes de psicología eligen dicha materia porque ellos mismos quieren hacer terapia. Para una parte de la juventud noruega que elige psicología como asignatura principal, dicha creencia se corrobora. Como mínimo, uno de cada cinco jóvenes espera que con esa elección encuentre ayuda para sus propios problemas, según señalan Anja Møgelvang Jacobsen y Åge Diseth, de la Universidad de Bergen, en Psychology Learning & Teaching.

En los institutos noruegos, la asignatura de psicología es popular. De acuerdo con los datos de Jacobsen y su colega, en más del 12 por ciento del país, alrededor de 123.000 escolares escogieron dicha asignatura en el curso 2017-18 como materia principal. Las investigadoras propusieron a los docentes de una provincia del sudeste del país que invitaran a todos los alumnos con psicología como asignatura troncal a participar en su estudio. Aceptaron cerca del 40 por ciento, más de 600, de quienes una cuarta parte eran mujeres. Además de otras preguntas, tuvieron que indicar en qué medida estaban de acuerdo con 14 posibles motivos para elegir dicha disciplina.

Entre un 75 y un 80 por ciento admitió que se interesaba por la materia o para entender mejor a otras personas o para saber más sobre su salud mental. Apenas un 20 por ciento afirmó que la psicología les resultaba fácil de entender, y un 5 y un 7 por ciento, respectivamente, se había decantado por ella con la esperanza de tener menos estrés o mejores notas. Del 20 al 25 por ciento escogió la disciplina para resolver problemas emocionales propios o ser «más dueños de su vida».

Jacobsen y Diseth concluyen que querer ayudarse a sí mismos seguía siendo una razón decisiva para una minoría notable de alumnos y que el curso ofrecía el espacio adecuado para ello. Cuando los jóvenes explican sus problemas, los profesores deben facilitarles una orientación personal y, al mismo tiempo, mantenerse fieles a su labor docente.

Por otro lado, alrededor de uno de cada cuatro alumnos que cursaban psicología como materia troncal sopesaron la posibilidad de estudiar la asignatura más adelante, en la universidad. Con todo, de la investigación no se desprende en qué medida se encuentra extendido el motivo de la autoayuda entre los estudiantes de psicología.

Fuente: Psychology Learning & Teaching, 10.1177/1475725719872134, 2019

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.