Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Las personas suelen sujetar al bebé en su lado izquierdo

Tanto la mayoría de diestros como de zurdos prefieren asir a los niños pequeños con el brazo izquierdo.

Getty Images / Halfpoint / iStock

Casi dos de cada tres personas sostienen a los bebés preferentemente en su lado izquierdo, según informan investigadores del equipo de Julian Packheiser, de la Universidad del Ruhr en Bochum. Los investigadores analizaron 40 estudios sobre esta cuestión realizados entre 1960 y 2016. Descubrieron que entre un 66 y 72 por ciento de los participantes sujetaban, de manera espontánea, a un bebé con su brazo izquierdo.

Según los datos, este fenómeno se encuentra relacionado tanto con la lateralidad manual como con el sexo de la persona. Se comprobó que el efecto era más notable en diestros y en mujeres que en zurdos y en hombres: casi tres cuartos de los diestros y de las mujeres tendieron a sujetar al bebé en su lado izquierdo.

Anteriormente ya se habían llevado a cabo varios estudios que sugerían una preferencia lateral en quienes llevan un bebé en brazos. Sin embargo, los resultados no siempre habían sido esclarecedores. Tampoco existe una respuesta aclaratoria al porqué los padres y las madres prefieren el lado izquierdo al derecho. De acuerdo con una hipótesis común, la mayoría de las personas son diestras, por lo que prefieren sostener a sus hijos con la izquierda, ya que de esa manera tienen su mano dominante libre para otras actividades. Pero Packheiser y sus compañeros ponen en duda esa suposición, ya que, de la misma forma, los zurdos deberían preferir el lado derecho. Sin embargo, no es el caso. Aunque los progenitores zurdos llevaban a su bebé más raramente en el lado izquierdo en comparación con los diestros, un 61 por ciento se decantaba por el lado izquierdo.

Los autores sospechan que la lateralidad no influye en la preferencia de los padres, como creen muchos investigadores. En su lugar, apuntan a la manera en que el cerebro procesa las emociones. El principal encargado es el hemisferio derecho, que controla el lado izquierdo del cuerpo. Según los científicos, eso podría explicar por qué las mujeres sostienen a sus retoños en el lado izquierdo más que los hombres: al parecer, existe una conexión emocional especial entre la madre y el recién nacido. En cambio, el hecho de sujetar al bebé les podría resultar incómodo a los hombres. Ello se ha visto en estudios en los que debían sostener muñecas en vez de bebés de verdad.

Asimismo, algunas investigaciones apuntan a que el lado preferido de los varones también podría estar relacionado con experiencias individuales: los hombres poco experimentados sostienen con menor frecuencia al bebé en su lado izquierdo. Como particularidad, los investigadores destacan que los zurdos abundan más entre los hombres que entre las mujeres.

Fuente: Neuroscience & Biobehavioral Reviews, 10.1016/j.neubiorev.2019.06.035, 2019

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.