Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Un yo descarrilado

Las personas depresivas suelen sentirse desconectadas de sí mismas y de su pasado.

unsplash / Gabriel (unsplash.com/photos/EbVNmtGJY)

Una depresión puede tener varias causas, aunque la más común es sentirse solo o aislado de otras personas. Una investigación añade otra: las personas depresivas también se sienten desconectadas de sí mismas y de su pasado.

Los científicos dirigidos por Kaylin Ratner, de la Universidad Cornell, han analizado este fenómeno, denominado «descarrilamiento». Bajo dicho término, todavía reciente en psicología, se entiende el estado en que uno no es capaz de identificarse consigo mismo. Dicho de otro modo, no se tiene la impresión de seguir siendo la misma persona o de perseguir los mismos objetivos en la vida que en el pasado. Esta falta de continuidad en la autopercepción puede incrementar la inseguridad.

Para su estudio, los autores solicitaron, a lo largo de un año, a 939 participantes que respondieran cuestionarios relacionados con su salud mental. Para detectar el estado de descarrilamiento utilizaron enunciados como: «No preveía que me convertiría en la persona que soy ahora» o «Hace tiempo que mi vida se mueve en la misma dirección» (esta afirmación es contraria al estado investigado).

Los participantes que se sentían más alejados de su yo anterior sufrían síntomas depresivos más intensos. Pero un fuerte descarrilamiento pronosticaba, de media, valores más bajos de depresión en una medición posterior. Ello revela que a pesar de que el estado de descarrilamiento se acompaña de sentimientos negativos, en ciertos momentos podría resultar beneficioso para algunas personas con depresión, explican los científicos.

Investigaciones anteriores han demostrado que quienes se sienten alejados de su antigua autoimagen experimentan un mayor estrés y miedo. Incluso cuando pensamos que hemos cambiado para bien, con frecuencia la sensación de inestabilidad desgasta nuestra psique. Por otra parte, experimentar un episodio depresivo puede aumentar el estado de descarrilamiento, ya que, en la depresión, la autoimagen cambia de manera constante.

Sin embargo, esta sensación no tiene por qué ser siempre negativa, afirman los investigadores. De hecho, en algunas personas podría desencadenar un importante proceso para superar la depresión. En ocasiones, dejar de identificarse con el yo anterior supone un signo de madurez personal. Alejarse de las grandes aspiraciones en la vida que fueron poco realistas podría resultar liberador y llevar, con el tiempo, a una mejor salud psíquica.

Fuente: Clinical Psychological Science, 10.1177/2167702619829748, 2019

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.