Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Mayo/Junio 2015Nº 72
Avances

Neurociencia

Un catálogo exhaustivo de las neuronas

El proyecto BigNeuron pretende generar descripciones detalladas de decenas de millares de neuronas individuales. Sin embargo, los trabajos para llevar a cabo el plan podrían avivar las discrepancias entre los neurocientíficos sobre la clasificación de las mismas.

Menear

Un ambicioso plan ha iniciado su andadura. El pasado 31 de marzo, el Instituto Allen de Ciencias del Cerebro, en Seattle, anunció la creación del más extenso y completo de los catálogos de estructuras neuronales hasta ahora existentes. ¿Su nombre? BigNeuron Project (algo así como «Proyecto Gran Neurona»). El objetivo de esta iniciativa es facilitar, en acceso abierto, simulaciones del cerebro y comprender mejor su funcionamiento y estructura. Asimismo, podría empujar a los neurocientíficos a abordar cuestiones fundamentales —a veces incluso emotivas— sobre cómo clasificar las neuronas.

Parece que estamos viviendo la era de los proyectos a gran escala en torno al cerebro: la Unión Europea ambiciona modelizar nuestro cerebro en una supercomputadora bajo el marco del Proyecto Cerebro Humano; Estados Unidos, por su parte, se propone desvelar de qué modo colaboran las neuronas para producir pensamientos y acciones a través del proyecto BRAIN. Sin embargo, todos estos programas se tropiezan en su camino con una limitación. «Todavía no sabemos cuántas clases de neuronas existen en el cerebro», señala Rafael Yuste, de la Universidad Columbia en Nueva York.

El proyecto BigNeuron pretende generar descripciones detalladas de decenas de millares de neuronas individuales en diversas especies (la mosca de la fruta, el pez cebra, el ratón y los humanos, entre otras), así como sugerir los mejores algoritmos informáticos para extraer, a partir de datos de microscopía, las configuraciones de estas células finamente ramificadas. Un proceso delicado y proclive a errores.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados