Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Trastornos somáticos que afectan la psique

En ocasiones, la causa de un problema psíquico radica en el cuerpo, no en la mente. Una alteración somática no reconocida lleva a diagnósticos fallidos.

© fotolia / Sebastian Kaulitzki

En síntesis

Las alteraciones psí­quicas difusas (estado de ánimo abatido, cansancio permanente o agitación interna) pueden constituir signos de un trastorno orgánico no detectado.

Los médicos y terapeutas no suelen pensar en esa posibilidad, por lo que recetan de inmediato psicofármacos o remiten al paciente a psicoterapia.

Muchas veces basta con un análisis de sangre para reconocer con prontitud las causas somáticas de problemas psíquicos. Sin embargo, para saber qué debe buscarse, el médico necesita un conocimiento especializado.

«Un día me levanto sobrexcitada y creativa; al poco tiempo camino de un lado a otro atolondrada o me pongo a llorar sin motivo, me siento inútil.» Cuando Tina entró por vez primera en mi consulta, arrastraba con ella un rosario de padecimientos. Desde que tenía tres años, los terapeutas y los psicofármacos han sido sus compañeros de viaje.

Los cambios de humor de Tina aparecen de forma brusca. En parte dependen de su ciclo menstrual. En cuestión de días experimenta diversos trastornos somáticos: palpitaciones, náuseas y dolores articulares. Entre la multitud de diagnósticos equivocados que le han adjudicado, destacan el síndrome de intestino irritable, la depresión, el trastorno límite de la personalidad y la esquizofrenia. Si de niña no le dejaban comer chucherías, a los 19 años no cesaba de llevarse antidepresivos a la boca, más tarde fueron antipsicóticos. Pero todos los intentos terapéuticos caían en saco roto. Cumplidos los 30, un médico detectó por fin la causa de su sinvivir: la porfiria. Esta patología metabólica hereditaria se caracteriza por la acumulación de los precursores del colorante rojo de la sangre, la hemoglobina, en los órganos, lo que provoca síntomas somáticos y psíquicos diversos que, a primera vista, no se corresponden con ninguna enfermedad. La progesterona (hormona sexual femenina) fomenta los brotes en la porfiria. Como el hígado de la persona afectada no trabaja de forma adecuada, casi todos los medicamentos empeoran su estado.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.