Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2011
Salud mental

Antidepresivos y personalidad

Menos neuroticismo y más extroversión podrían propiciar mejoría en la depresión.
© Dreamstime / Luis Francisco Cordero
La familia y los amigos de personas deprimidas pueden sentir que sus seres queridos han sido reemplazados por sosias tristones. No obstante, es posible que el tratamiento de la depresión provoque cambios de personalidad en quienes padecen el trastorno.
Desde hace tiempo es sabido que gran parte de la mejoría de ánimo que refieren los pacientes después de tomar antidepresivos se explica por efecto placebo. Un estudio publicado en la revista Archives of General Psychiatry describe que pacientes con trastorno depresivo grave, a quienes se les administró un placebo, sintieron que sus síntomas mejoraban en unas tres cuartas partes en comparación con quienes recibieron paroxetina (antidepresivo conocido también por Paxil). Mas solo los pacientes que tomaron paroxetina exhibieron cambios en dos áreas críticas del modelo pentafactorial de la personalidad: puntuaciones bajas en neuroticismo o propensión a experimentar emociones negativas (culpa, ansiedad), y elevadas, en cambio, en extroversión, donde figuran rasgos como la asertividad y la charlatanería.
Se cree que los rasgos de la personalidad permanecen estables durante toda la vida de un individuo. Ni siquiera al instaurarse la depresión, que se acompaña de estados de profundo desánimo, deberían verse alterados los rasgos caracterológicos básicos de la persona. La personalidad, en cambio, sí puede condicionar la probabilidad de sufrir una enfermedad mental. Investigaciones anteriores determinan que el neuroticismo condiciona el riesgo de depresión, explica Tony Tang, de la Universidad del Noroeste. Tang y sus colaboradores observaron que cuanto más disminuía el neuroticismo de un paciente al tomar paroxetina, menor era la probabilidad de recidivas tras dejar de consumirla.
El estudio demuestra que los medicamentos antidepresivos y los placebos poseen en muchos casos efectos distintos, afirma Andrew Leuchter, investigador de la depresión de la Universidad de California, lo que podría explicar, en parte, ciertas formas de beneficio terapéutico para determinados pacientes.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.