Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Marzo/Abril 2011Nº 47

Neurociencia

Ejercicio corporal para la mente

La actividad física estimula el desarrollo intelectual en la infancia y juventud, fortalece la mente en la madurez y mantiene las facultades cognitivas en la senescencia. ¿Por qué?
Menear
Muchas personas relacionan el deporte con un concepto: esfuerzo. Para apagar su mala conciencia, intentan animarse a estar activos; los objetivos van desde mantener el cuerpo en forma, pasando por perder algún kilo hasta, simplemente, lograr la admiración de los demás por el esfuerzo al que se someten. El éxito, en tales casos, resulta más bien discreto.
Practicar un ejercicio moderado y regular estimula y mantiene la salud del cuerpo. Cada vez más investigadores sostienen que no solo fortalece el corazón y los músculos; también aumenta la capacidad mental y la resistencia. En los niños contribuye a un mejor desarrollo, ayuda también a combatir miedos y depresiones en la madurez y compensa y lentifica el deterioro mental propio de la senectud. Para ello no se exige espíritu de superación ni sacrificio alguno; al contrario, el dintel de «dosis saludable» es sorprendentemente bajo: un paseo diario, a pie o en bicicleta, es suficiente para cumplir con el objetivo.
Cuándo y cómo la actividad corporal actúa sobre el cerebro y la mente, y de qué manera se puede sacar de ello en la vida diaria el mayor provecho, depende sobre todo de la edad. No resultan igual las condiciones para un niño que para un anciano. Deben considerarse tres etapas de la vida: infancia y juventud (hasta los 20 años), adultez media (hasta los 60 años) y senescencia.

Puede conseguir el artículo en: