Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 20/02/2019 - Geología

    Un corrimiento de tierras que vaporizó la roca

    Un terremoto hizo que una gigantesca cantidad de material rocoso se deslizase. Se generaron entonces unas temperaturas extremas.

  • 20/02/2019 - Métodos de investigación

    Cuando se paga la participación en un estudio, algunas personas mienten

    Entre el 10 y el 23 por ciento de candidatos para participar en una encuesta remunerada no dicen la verdad para que se les elija. Al parecer, la cantidad de dinero no importa.

  • 19/02/2019 - Paleontología

    ¿Acabaron los tiburones blancos con los megalodontes?

    Por desgracia, los megalodontes solo existen ya en el cine. Sigue, sin embargo, sin estar claro por qué se extinguieron aquellos tiburones gigantes. La datación de los fósiles apunta una nueva causa.

  • 19/02/2019 - Psiquiatría

    Revertir la depresión, pero solo en machos

    En ratones, la deleción de una proteína, en determinadas neuronas, favorecería la aparición de conductas depresivas. En cambio, su activación revertiría el efecto. Para sorpresa de los investigadores, dichas alteraciones de comportamiento únicamente se observaron en roedores de sexo masculino

  • 18/02/2019 - Sociología de la ciencia

    La influencia del prestigio en la difusión de las ideas

    Un modelo inspirado en el contagio de enfermedades infecciosas muestra que las ideas que se originan en instituciones prestigiosas llegan más lejos que otras igualmente buenas pero que nacen en centros más modestos.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Marzo/Abril 2011Nº 47

Epigenética

Entre la herencia y la experiencia

Genética o ambiente, ¿qué influye más? Según las nuevas investigaciones, ni una ni otro, pues, en verdad, estos supuestos antagonistas colaboran estrechamente. La epigenética ayuda a entender por qué.

Menear

Los gemelos univitelinos se parecen como un huevo­ a otro huevo, al menos por fuera. Sin embargo, los que conocen de cerca a estas parejas perciben poco a poco las diferencias, no solo de aspecto, sino también de comportamiento. Puede ocurrir incluso que un gemelo sufra una enfermedad hereditaria y el otro no. ¿Cómo se explica esto? A fin de cuentas, los dos poseen un genoma totalmente idéntico.

En los últimos años, se ha descubierto que los genes no tienen en absoluto la última palabra. La joven disciplina de la epigenética (del griego epi = encima) explica cómo la vida va dejando huellas en la herencia y determina, con ello, características diferentes de cada persona, aunque la información genética sea la misma.

Los genetistas investigan la molécula de la herencia, el ADN, que se encuentra en los cromosomas del núcleo celular. En cambio, los epigenetistas se concentran en el modo de regulación de los 20.000 a 30.000 genes humanos y se preguntan, por ejemplo, por qué un determinado factor hereditario aparece, mientras otro desaparece. La disciplina podría revolucionar nuestra concepción sobre la interacción entre genes y ambiente, ya que los dos supuestos oponentes trabajan, en la realidad, mano a mano.

«El ADN es como una cinta de sonido, que almacena información; sin un aparato reproductor, la cinta de sonido no sirve para nada», explica Bryan Turner, médico de la Universidad de Birmingham. «La epigenética se ocupa del aparato de música.» Explora las propiedades celulares que no están inmediatamente contenidas en la secuencia del ADN, es decir, en la sucesión de los elementos génicos, pero que se transmiten a las células hijas. Aparte de la información hereditaria, ciertos mecanismos moleculares establecen qué datos genéticos salen a la luz y qué otros permanecen ocultos.

Puede conseguir el artículo en: