Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Cerebros bilingües

Los bilingües procesan ciertas palabras más rápidamente que otras.
corbis
No es sólo la capacidad para expresarse en otra lengua lo que distingue a los políglotas de los monolingües: sus cerebros funcionan de distinto modo. Se ha demostrado que los niños que conocen dos idiomas resuelven mejor problemas que contienen indicaciones equívocas. Según un estudio publicado en Psychological Science, el conocimiento de un segundo idioma --aunque haya sido aprendido en la adolescencia-- afecta a la lectura en la lengua nativa. Los hallazgos del estudio insinúan que, tras el aprendizaje de un segundo idioma, las palabras no vuelven nunca a ser miradas como antes.
Eva Van Assche, de la Universidad de Gante, reclutó con sus colegas a 45 estudiantes holandeses nativos, que habían aprendido inglés a los 14 o 15 años. Las investigadoras pidieron a los participantes que leyeran una colección de frases en holandés, algunas de las cuales contenían cognatos, es decir, palabras con similar grafía y significados equivalentes en ambos idiomas (por ejemplo, "sport", de igual significado en holandés y en inglés). Leyeron también otras frases que alojaban sólo palabras en holandés, sin cognatos.
Van Assche y sus colegas registraron los movimientos oculares de los probandos mientras leían. Observaron que éstos invertían, por término medio, ocho milisegundos menos al mirar palabras cognatas que con las palabras de control, lo que parece indicar que sus cerebros procesaban las palabras bilingües más rápidamente que las pertenecientes sólo a su lengua nativa.
"La consecuencia más importante del estudio es que, cuando una persona lee en su lengua nativa, existe una influencia del conocimiento del segundo idioma, no dominante", señala Van Assche. "La adquisición de bilingüismo modifica una de las destrezas más automáticas de las personas." Ahora se propone investigar si los individuos bilingües procesan también de distinta forma la información que reciben por vía auditiva. "Son muchos los interrogantes abiertos", apostilla.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.