Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Ciencia en la práctica clínica

Un programa de acreditación podría mejorar los tratamientos a los enfermos.
© istockphoto / Don Bayley
No es ningún secreto el alto coste de la atención sanitaria. Una de las formas de hacer más eficiente el sistema podría consistir en una reforma y readaptación de la psicología clínica, lo que al mismo tiempo permitiría que los psicólogos prestasen mejores servicios a sus pacientes. Así, al menos, lo afirma un informe reciente de la Asociación de Ciencias Psicológicas estadounidense. El informe detalla un sistema de créditos que ha venido desarrollándose durante dos años, que certificará programas formativos centrados en tratamientos con validación científica, e instruirá a los estudiantes en el método científico. El sistema crearía también un "certificado de aprobación" que demostrara a los pacientes que el profesional ha recibido dicha formación.
"Muchos de quienes se encuentran en período de estudios no reciben instrucción en la comprensión y aplicación de la ciencia a los pacientes del mundo real, que se ven así privados del tratamiento que más les convendría", opina Timothy Baker, de la Universidad de Wisconsin en Madison, uno de los coautores del informe. La psicología clínica sigue dependiendo de estrategias diagnósticas y tratamientos anticuados e ineficaces. Las encuestas indican que los profesionales liberales suelen valorar más su propia experiencia o su "vis clínica" que las pruebas científicas, lo que en definitiva, es una rémora para ayudar eficazmente a sus pacientes. "Pura y simplemente, no estamos sacando partido de lo que se sabe en la investigación científica", opina Baker.
Los psicólogos, dotados de más sólida fundamentación científica, no sólo podrían elegir y calibrar mejor los tratamientos de sus pacientes, sino que podrían también tornarse en "usuarios más refinados de la investigación psicológica", señala Baker. "Contribuirán a la investigación y al perfeccionamiento de los tratamientos."

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.