Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2010
Motivación

El motor hacia la actividad física

A menudo, apuntarse al gimnasio no va más allá de una declaración de buenas intenciones. Desde la psicología se investiga la mejor manera de habituarse a un estilo de vida activo y saludable.

© FOTOLIA / ARNE TRAUTMANN

Cientos de estudios científicos demuestran que la práctica de deporte reduce el riesgo de padecer un infarto o cualquier otro tipo de accidente cardiovascular, de forma prematura. Responsables del Instituto Médico berlinés Robert Koch recomiendan para la prevención de dichas y otras patologías moverse a diario aproximadamente durante media hora de manera que aumente el pulso y el cuerpo transpire. Sin embargo, mucha gente no sigue esta recomendación. En Alemania sólo uno de cada tres ciudadanos practica deporte.
Sirva de ejemplo un ciudadano medio: trabajador en activo, de 46 años y padre de familia. Le llamaremos Pedro. A la par que la mayoría de las personas, es consciente de que debería practicar más deporte. Precisamente con dicho objetivo se ha propuesto acudir cada mañana a la oficina en bicicleta. ¿Lo con­seguirá?

Para que Pedro haya determinado dicha intención han debido cumplirse dos condiciones previas. En primer lugar, espera que pedalear cada día hasta su puesto de trabajo le aporte más ventajas que inconvenientes: "Tendré que levantarme más temprano, pero a cambio estaré más sano y delgado". Los psicólogos describen tal creencia como "expectativa de resultados" (o de consecuencias). En segundo lugar, debe estar convencido de que podrá alcanzar su objetivo; la denominada "expectativa de eficacia".

Para que Pedro haya determinado dicha intención han debido cumplirse dos condiciones previas. En primer lugar, espera que pedalear cada día hasta su puesto de trabajo le aporte más ventajas que inconvenientes: "Tendré que levantarme más temprano, pero a cambio estaré más sano y delgado". Los psicólogos describen tal creencia como "expectativa de resultados" (o de consecuencias). En segundo lugar, debe estar convencido de que podrá alcanzar su objetivo; la denominada "expectativa de eficacia".

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?
  • Psicología del deporte

    Especial Nº 29

    Septiembre 2017

    Revista digital en PDF

    4,90 €

    Suscripción

    Revista digital en PDF
    (no disponible)
  • Neurodidáctica

    Mente y Cerebro Nº 44

    Septiembre/Octubre 2010

    Revista en papel

    6,90 €

    Revista digital en PDF

    6,90 €

    Suscripción

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.