Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Mujer y juego

La conducta patológica del juego constituye para las mujeres una salida frente a estados emocionales negativos y una forma de regular la frustración.
© ISTOCKPHOTO / Fabio Borroni
El juego patológico es, en psicología clínica, un trastorno del control de impulsos. Se expresa a través de una marcada necesidad de jugar que no puede dominarse, una sensación de tensión creciente antes de llevar a cabo dicha conducta y una experiencia de placer y gratificación en el momento de realizarla.
En la vida cotidiana, la patología afecta a un número importante de individuos, para los cuales el juego se ha convertido en el eje central de su existencia, con graves consecuencias en el ámbito de la vida personal, familiar y laboral. Popularmente, se les conoce como jugadores patológicos o ludópatas. La investigación reciente indica que representan entre el 1,5 y el 2% de la población adulta española (entre 670.000 y 1.000.000 de personas). A pesar de que estas tasas parecen mantenerse estables en los últimos años, se teme un aumento exponencial de las oportunidades de juego, especialmente por Internet.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.