Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Un error aristotélico

El sondeo de la función visual mediante post-efectos revela el modo en que cerebro y ojo manejan colores y contornos.
© ISTOCKPHOTO
Nuestra percepción del mundo parece instantánea y sin esfuerzo, pero en realidad entraña un considerable procesamiento de imágenes, como hemos señalado en muchos de nuestros artículos anteriores. Y lo que es bastante curioso: gran parte de los conocimientos científicos que poseemos sobre los procesos de la visión se fundamentan en el estudio de ilusiones ópticas.
El análisis y la resolución de una imagen en sus múltiples características comienzan ya en los primeros estadios del procesamiento visual. Tal hecho fue descubierto a través de técnicas aplicadas en gatos y monos, la más directa de las cuales consiste en colocar microelectrodos a los animales con el fin de captar las señales eléctricas en las células de la retina y de las regiones cerebrales asociadas a la visión (existen cerca de 30).

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.