Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2009
Neuroeconomía

Homo oeconomicus

Los científicos han realizado numerosos experimentos para comprender cómo gastamos el dinero. Psicólogos y economistas siguen rivalizando para descubrir el comportamiento económico humano.

© istockphoto / tomml

La persona capaz de gestionar su dinero a la perfección existe, por lo menos sobre el papel. Se la describe calculadora, con capacidad de tomar decisiones sensatas y mantener la cabeza clara en cuestiones que conciernen a la economía; siempre encuentra la solución que le es más favorable, lo mismo en las inversiones financieras que en la vida diaria. Se trata de Homo oeconomicus.

¿Existe sólo sobre el papel? Encarna el modelo que los economistas reservan para el comportamiento económico humano; una conducta que, en sus cálculos, se rige por la racionalidad y la obtención del propio beneficio. Los psicólogos están, sin embargo, convencidos de que Homo oeconomicus es pura ficción: una persona ideal que no guarda ningún parecido con el consumidor regular. Mediante experimentos sobre el comportamiento, desde hace más de 30 años intentan demostrar que en cuestiones económicas nos dejamos conducir por la irracionalidad y los sentimientos más que por la racionalidad y la sensatez.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.