Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Julio/Agosto 2012Nº 55
Mente, cerebro y sociedad

Adicciones

Alteraciones neuronales por alcoholismo

El abuso del alcohol altera la mielina a través de procesos neuroinflamatorios.
Menear
El alcohol es un compuesto neurotóxico, por lo que su abuso puede causar alteraciones estructurales y funcionales en el cerebro, llegando incluso a inducir neurodegeneración. Estudios post mórtem y de neuroimagen en personas afectadas de alcoholismo demuestran que el abuso de bebidas alcohólicas produce una reducción de la masa cerebral así como una disminución en la materia blanca, fenómenos que a su vez se asocian con disfunciones cognitivas y motoras. De hecho, se observan procesos de desmielinización y acontecen alteraciones conductuales en ciertas enfermedades neurodegenerativas o autoinmunitarias (esclerosis múltiple).
La mielina es una proteína que rodea a los axones en el sistema nervioso. Su función permite acelerar la conducción del impulso nervioso, lo cual resulta relevante en los procesos biológicos asociados al desarrollo del sistema nervioso central (SNC) [véase «Mielina», por P. Morell y W. T. Norton; Mente y cerebro n.º 46, 2011]. Sin embargo, se desconocen los mecanismos moleculares y celulares por los que el alcohol induce alteraciones en la mielina y desmielinización en el SNC.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados