Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Estados oníricos y conciencia

Las excursiones nocturnas a un mundo de ensueños revelan que el cerebro alcanza la conciencia cuando no estamos despiertos.

GEHIRN & GEIST / MARTIN BURKHARDT

Si ha visto usted la película de ciencia ficción Origen, posiblemente haya contenido el aliento al ver cómo Ariadne, la estudiante de arquitectura en el film, echaba sobre sí las calles de París, como si de mantas se tratara. Esta pasmosa secuencia, homenaje a M. C. Escher, demuestra la desconcertante naturaleza de los sueños. E invita a la reflexión: ¿Qué son los sueños? ¿Qué revelan sobre la naturaleza de la conciencia?
La primera de las preguntas tiene fácil respuesta. Los sueños consisten en alucinaciones sensoriomotoras dotadas de estructura narrativa. Y se experimentan de forma consciente: en ellos vemos, oímos y tocamos (curiosamente no sentimos olores) situados en ambientes que nos parecen reales. No somos meros observadores pasivos; en los sueños hablamos, amamos, luchamos o corremos.

No obstante, la conciencia no es la misma que en estado de vigilia. Al soñar somos casi totalmente incapaces de introspección: no solemos preguntarnos de dónde nos viene la mágica capacidad de volar ni por la posibilidad de reunirnos con personas fallecidas hace tiempo. Solo raras veces podemos controlar el desarrollo de un sueño, si bien en ellos ocurren eventos y nosotros actuamos.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.