Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2012
Neurolingüística

Figuras retóricas: un reto para el cerebro

Las frases hechas, las metáforas y la ironía dan especial trabajo al cerebro. Las dos mitades del encéfalo intervienen en su procesamiento.

© fotolia / Faber Visum (boca); © Angelika Bentin (Till)

En síntesis

El lenguaje figurado provoca sentimientos e imágenes mentales que, a menudo, exigen un esfuerzo de comprensión.

El procesamiento neuronal de las figuras retóricas requiere ambos hemisferios cerebrales.

Los modismos con sentido figurado y polisémicos activan áreas del lóbulo parietal y del lóbulo frontal derecho.

Este artículo forma parte de la serie de MyC «Psiconeurología del habla».

Una madre entra en la caótica habitación de su hija. Le espeta: «Eso sí que es orden, sí señor». La adolescente, a modo sarcástico, replica: «¿Verdad que sí?». Con lo que la madre explota: «¡Haz el favor de ordenar la habitación ahora mismo! ¿Ha pasado una manada de rinocerontes por aquí o qué?».

En este diálogo imaginado, ambas hablantes utilizan herramientas concretas para expresar sus emociones. Al principio, la primera evita la crítica directa e intenta encarar con ironía el conflicto que está a punto de comenzar. Sin embargo, la reacción, también irónica, de la niña le indica que así no llegará a ninguna parte. A continuación utiliza una metáfora (la imagen del paso de los rinocerontes) con el fin de remarcar la trascendencia del asunto.

Cuando alguien se toma al pie de la letra las figuras retóricas con sentido exagerado, el resultado suele ser, cuanto menos, cómico. Las aventuras de Till Eulenspiegel, personaje pícaro, mentiroso, holgazán y divertido del folclore del norte de Alemania y de los Países Bajos, son reflejo de ello. Una de sus alegres travesuras cuenta que cuando trabajaba de aprendiz de panadero, un buen día preguntó a su maestro qué productos debía preparar para la mañana siguiente. El panadero exclamó en tono de burla: «¿Qué debes preparar? Pues búhos y macacos, si te parece». Eulenspiegel se tomó el encargo literalmente, por lo que, para espanto del panadero, elaboró pan con forma de búhos y macacos.

Artículos relacionados

Este artículo incluye

Yuxtaposiciones lingüísticas que activan el cerebro

    • Molinaro, Nicola

Noche blanca, muerto viviente, monstruo hermoso. Los oxímoron poseen un gran poder sugestivo para estimular la actividad cerebral.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.