Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2012
Memoria

La memoria trabaja de noche

¿Acostarse para olvidar? Al contrario de lo que se pensaba, los sueños no contribuyen a liberar la mente de las emociones negativas. Más bien intensifican el recuerdo de los detalles angustiosos.

© fotolia / Phase4Photography (hombre durmiendo); © fotolia / Vojtech Vlk (pareja discutiendo)

En síntesis

En la fase REM soñamos de una forma muy emocional. Durante largo tiempo los psicólogos han relacionado este momento del sueño con el procesamiento de las experiencias que nos inquietan.

Tras una noche «sembrada» de fases oníricas recordamos con mayor claridad las impresiones emocionales de la víspera.

Durante la fase REM del sueño se activa el centro sensitivo del cerebro. Este se halla unido con el hipocampo, sede de la memoria.

«Vete a dormir; mañana verás las cosas de otro modo.» Muchas personas creen que la almohada ayuda a difuminar los problemas emocionales. No sin razón. La idea se remonta a Sigmund Freud (1856-1939), el fundador del psicoanálisis, quien pensaba que en los sueños cumplimos deseos inconscientes. Numerosas investigaciones de orientación psicoanalítica siguen suponiendo hoy en día que los sueños, sobre todo los nocturnos, ejercen una función catártica (purificadora) en relación con las experiencias emocionales. Pero ¿desaparecen la ansiedad, la irritación y las preocupaciones durante la noche? Los resultados obtenidos por la investigación experimental en torno al sueño señalan en otra dirección.

En 2001 investigamos en nuestro laboratorio de la Universidad de Lübeck la influencia del sueño sobre los recuerdos de escenas emotivas en contraposición con las de contenido neutro. Los voluntarios debían leer una serie de historias, algunas de contenido objetivo (la descripción de procedimientos técnicos en la fundición del bronce, por ejemplo), y otras sobre sucesos inquietantes y fuertemente emocionales (la descripción del asesinato de un niño). A una parte de los probandos se les permitió dormir durante tres horas tras la lectura; los demás debían permanecer en vela.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.