Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2012
Medicina

Minúsculas y penetrantes

La nanotecnología se ha ganado para muchos expertos el título de "tecnología clave del siglo XXI". Las diminutas nanopartículas alcanzan cualquier tejido del cuerpo, incluso el cerebro.

CortesÍA DE INM / Juniorforschungsgruppe: Nano Zell Interaktionen

Nano sonaba hace algunos años como un concepto mágico. Ahora, en pleno siglo XXI, la nanotecnología es una realidad que marca el camino: cada vez se comercializa más su aplicación en electrónica, ingeniería médica o protección ambiental. A la par, empero, crece el número de críticos que advierten de las secuelas que las diminutas partículas representan para la salud.

Desde largo tiempo convivimos con las partículas del mundo enano. Las nanopartículas se originan, por ejemplo, al quemar gasóleo. Además, hace algunos años que se fabrican con fines industriales: las partículas de silicio y de dióxido de titanio mejoran las propiedades de las lacas, tóneres, medicamentos y productos cosméticos. El toxicólogo Günter Oberdörster, de la Universidad de Rochester, estima que las nanopartículas constituyen la inmensa mayoría de las partículas del ambiente, incluso más que el polvo grueso y fino. Después de que los epidemiólogos se interesaran durante décadas por las secuelas de la inhalación de polvos finos (partículas con un diámetro de hasta 10 micrómetros), el foco se ha desplazado a los efectos biomédicos de las nanopartículas, con un tamaño más de 100 veces menor.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.