Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2012
Cognición

Roedores muy listos

La creación de más de treinta cepas de "ratones inteligentes" en los laboratorios nos desvela que podrían existir formas de mejorar el funcionamiento del cerebro humano. Pero las mejoras cognitivas pueden tener un precio.
© fotolia / Eric Isselée (ratón); GEHIRN & GEIST / MEGANIM (adn)
Hace doce años, Joe Z. Tsien sumergió un ratón pardo en un estanque de agua turbia. Apenas introdujo la cola, el roedor comenzó a refunfuñar, y es que el baño no suele ser del agrado de los ratones. Sin embargo, en cuanto quedó libre, comenzó a nadar trazando amplios círculos, orientándose mediante las formas de colores que colgaban sobre el estanque. Y en cuestión de segundos, se dirigió a la seguridad que ofrecía una pequeña plataforma escondida bajo la superficie del agua.
La mayoría de los ratones necesitan al menos seis sesiones para recordar la ubicación de la plataforma en un laberinto acuático de Morris. En cambio, este solo precisó tres.
Tsien, que trabajaba en aquel momento en la Universidad de Princeton, bautizó a su creación como Doogie, el nombre del genio adolescente protagonista de la serie Un médico precoz, Doogie Howser. Su trabajo fue uno de los primeros ejemplos de aplicación de la ingeniería genética en el campo de la neurología para engendrar animales con mejoras cognitivas, en un intento de entender la memoria y el aprendizaje [véase «Ratones expertos», por Joe Z. Tsien; Investigación y Ciencia, junio de 2000].

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.