Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2004
Psicología

Pensar a la manera asiática

Durante mucho tiempo, los psicólogos partieron de la base de que los procesos fundamentales del pensamiento eran iguales en todos los humanos. Pero nuestro trasfondo cultural no sólo determina sobre qué pensamos, sino también cómo lo pensamos.
Hakuin Ekaku no se lo pone fácil a sus discípulos. El maestro japonés de zen le pregunta a uno de sus pupilos: "Dime, ¿cómo suena el aplauso de una sola mano?". El joven monje piensa y medita. No encuentra respuesta. Pero ello no le sorprende a Hakuin. Quien busca la inspiración sólo puede ver la solución, si deja de reflexionar sobre el tema. ¿Desconcertante? En China forma parte de la tradición espiritual el trato con las contradicciones. Hace ya más de mil años que los discípulos del zen le daban vueltas a enigmas paradójicos, los llamados koan.
Quien se interese por las religiones y sabidurías lejanas haría bien en ocuparse de las improntas culturales. Otro tanto deberían hacer los políticos, científicos y hombres de negocio que busquen la cooperación internacional. Al fin y al cabo, importa distinguir diferencias, culturalmente fundadas, en la forma de pensar del interlocutor; sólo así se puede entender por qué un político coreano toma una decisión, que nos resulta de entrada incomprensible, o por qué científicos del otro lado de la Tierra no extraen necesariamente las mismas conclusiones de informaciones idénticas.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.