Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2004
Cognición

¿Qué es pensar?

Cuanto más se profundiza en los secretos de la conciencia tanto más se tambalea nuestra autognosis. ¿Cómo sabemos de verdad que pensamos nuestros propios pensamientos y no tal vez los pensamientos de otros?
¿Podemos poner en duda honradamente que todos nuestros pensamientos nos pertenecen? Aunque pueda parecer sorprendente, la respuesta es sí. Es verdad que, en general, estoy seguro de que soy yo quien percibe, piensa, siente y actúa. Pero eso no significa que sea necesariamente así. Mientras una persona sana tendrá por propios sus pensamientos e intenciones, esta sensación puede desaparecer en un esquizofrénico, quien considera extraños sus propios pensamientos y los interpreta como "voces" de fuera.
Debe, pues, reputarse un logro mental singular concienciarse de que los pensamientos, sentimientos e incluso acciones son de uno. Sólo ese acto posibilita la "conciencia de uno mismo". Parece que ésta permea instintivamente, como vivencia, todos los procesos mentales conscientes. Por ello mismo, se considera a la esquizofrenia una enfermedad de la conciencia del yo. No obstante, también entre los sanos se dan excepciones a la regla; así, en los sueños, la hipnosis o la meditación.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.