Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
Menear
Paradoja del samaritano

Mente y Cerebro Julio/Septiembre 2004 - Nº 8

Paradoja del samaritano

Contenido de este número

Artículos

  • Conducta

    Juego patológico y errores cognitivos

    ¿Por qué la búsqueda de la fortuna en los juegos de azar se convierte para algunos en su ruina? A través del estudio de los errores de razonamiento en el análisis de las probabilidades, podemos encontrar una explicación de la paradoja que supone seguir.
      • Labrador, Francisco
      • Fernández-Alba, Ana
  • Antropología

    La paradoja del samaritano

    Los sociobiólogos sostienen que incluso una acción altruista y desinteresada no es nada más que un egoísmo solapado. Pero el dogma se tambalea.
      • Fehr, Ernst
      • Renninger, Suzann-V.
  • Terapias

    Medicación y psicoterapia

    Médicos y psicólogos discrepan sobre tratamiento correcto de los trastornos mentales. Los primeros tienen el cerebro enfermo en su punto de mira; los conflictos anímicos, los segundos. ¿Es legítima esa separación?
      • Beutel, Manfred E.
      • Klimchak, Steve
  • Inconsciente

    Los prejuicios

    Ocasionan grandes daños sociales y, sin embargo, todos los cultivamos. ¿En qué reside el poder de los modelos de pensamiento no deseados? ¿Qué podemos hacer para dominarlos?
      • Florack, Arnd
      • Scarabis, Martin
  • Neurociencia

    Investigación sobre el humor

    Platón la consideraba un signo de superioridad, para los enamorados es la distancia más corta entre dos corazones y, para el hombre de la calle, la risa es un placer relajante. ¿Cuál es fundamento neurológico?
      • Kraft, Ulrich
  • Sentidos

    Niebla opaca y manchas ciegas

    Muchos pretenden ver un cambio de estilo cuando la obra de un artista se va difuminando con el paso del tiempo o muestra, de repente, colores diferentes. Se habla entonces de estilo senescente; sin embargo, a veces el pintor sólo sufre de cataratas.

      • Dahm, Ralf
  • Neurodesarrollo

    El yo desarraigado

    Para el desarrollo de una personalidad equilibrada es necesario establecer, desde el nacimiento, firmes vínculos emocionales. En su defecto aparecen taras psíquicas.
      • Buchheim, Anna
  • Psicología

    Naturaleza de los sueños

    En la antigüedad clásica, Morfeo constituía el portador mitológico de los sueños humanos. En el siglo XIX, se atribuyeron éstos a los deseos secretos de nuestro subconsciente. ¿Qué sabemos hoy de su naturaleza?

      • Klösch, Gerhard
      • Kraft, Ulrich
  • Terapias

    Secuelas de las guerras civiles

    Una nueva terapia para las víctimas de la violencia y del terror en las regiones conflictivas del orbe.
      • Schauer, Maggie
      • Neuner, Frank
      • Elbert, Thomas
  • Emociones

    El poder de los buenos sentimientos

    Las emociones positivas fortalecen el cuerpo y el espíritu y nos preparan para las épocas de crisis. Según los últimos datos, hasta es posible adiestrar la mirada a través de la lente optimista.
      • Fredrickson, B. L.
  • Psicología social

    Neuronas especulares

    Lo hagamos nosotros o veamos a otros hacerlo, se activan en nuestro cerebro determinadas neuronas. ¿Les debemos a esas células el don de podernos compenetrar con otros humanos?

      • Ayan, Steve
  • Tecnología

    Efectos especiales con vida propia

    Los actores de cine temen la competencia que comienzan a plantearles las animaciones inteligentes elaboradas por ordenador. No deberían inquietarse menos los propios realizadores ante la posibilidad de ser sustituidos por aplicaciones informáticas.
      • Lessmöllmann, Annette
  • Conducta

    Los herederos de Ötzi

    A diferencia de lo que les sucedía a nuestros antepasados, no nos acechan peligros mortales. Sin embargo, nuestro cuerpo se comporta como si todo lo que nos ocurre en el quehacer diario fuera una cuestión de pura supervivencia.
      • Sandmeyer, Peter
      • Sadre-Chirazi, M.