Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2004
Terapias

Secuelas de las guerras civiles

Una nueva terapia para las víctimas de la violencia y del terror en las regiones conflictivas del orbe.
El jeep frena en seco. Como movidos por un resorte, levantamos la cabeza. Un control. Nos detiene, apostado en el camino, un sujeto armado. A los lados se disponen las barracas de un campamento militar. Le saludamos en kisuaheli. Al militar no parece agradarle esta lengua, pero por un par de cigarrillos nos deja pasar.
El equipo, formado por Juan, el conductor, y nosotros, cinco psicólogos de la Universidad de Constanza, está cansado, con los nervios destrozados. El polvo se nos hace una masa en la boca. Juan conduce el todoterreno por una pista de arena salpicada de baches, que no se han recubierto desde hace decenios. Nos hallamos camino de los refugiados de Gulu, capital del distrito homónimo al norte de Uganda. Este país del Africa Oriental, a orillas del lago Victoria, se encuentra sacudido por violentas guerras civiles desde hace años. Nos previnieron al entrar: es demasiado tarde, no podrán llegar hoy. El convoy de protección hace mucho que se ha separado y desde la maleza se anuncian movimientos de los rebeldes.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.