Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2019
Redes sociales

¿Los selfies nos hacen infelices?

Compartir las fotografías en las redes sociales podría fomentar la insatisfacción del propio aspecto, sobre todo en las mujeres.

unsplash/Ionut Coman Photographer

Narcisista, ansiosa, necesitada de aprobación ajena. A la «generación selfie» le convendría autocriticarse un poco, opinan algunos. Pero los resultados de varios estudios apuntan que sobre todo las mujeres jóvenes podrían volverse insatisfechas y descontentas con su propio cuerpo cuando comparten sus selfies en las redes sociales.

El equipo coordinado por Jennifer Mills, de la Universidad de York, en Toronto, evaluó a 110 alumnas de psicología de edades comprendidas entre los 16 y los 29 años. Todas tenían una cuenta activa en Facebook o Instagram. En un inicio, las participantes debían valorar en qué medida se sentían temerosas y depresivas, cuánta confianza en sí mismas tenían y si se consideraban atractivas o pensaban que eran demasiado gordas o delgadas.

A continuación, pidieron a un tercio de las estudiantes que se hicieran una fotografía con la tableta digital de las investigadoras y que la colgaran directamente en Facebook o Instagram. Otro tercio de las participantes pudo hacerse varios selfies y, antes de subir el autorretrato a las redes sociales, se les permitió utilizar una aplicación de edición de imágenes para, por ejemplo, poner filtros a la original. A las alumnas del tercio restante se les pidió que leyeran una noticia y que, a continuación, respondieran varias preguntas sobre su contenido.

Después de las diversas pruebas, se solicitó a las participantes que volvieran a cumplimentar el cuestionario inicial. Aquellas que habían publicado un selfie sin la posibilidad de editarlo manifestaban más miedo, menos confianza en sí mismas y se sentían menos atractivas que al principio del estudio. Asimismo, las estudiantes que pudieron seleccionar y retocar el autorretrato antes de subirlo a las redes sociales se mostraron más críticas con su imagen que al inicio de la investigación e incluso más miedosas, aunque menos en comparación con el primer grupo. Tales efectos no se observaron en el grupo de control.

Estos resultados demuestran que subir a la red una sola fotografía de uno mismo puede perjudicar el sentimiento de bienestar, concluyen las autoras. Algunos estudios anteriores han relacionado el uso de las redes sociales con una menor autoconfianza, mayores dudas sobre el aspecto personal y determinados síntomas de los trastornos alimentarios. No obstante, estas investigaciones examinaban la conducta en el uso de Internet junto con las otras variables, por lo que no queda claro si la actividad en las redes sociales se encuentra asociada a los trastornos mencionados.

Los hallazgos del equipo de Mills contrastan con los resultados de otras investigaciones, según los cua­les los usuarios de las redes sociales se sienten más conectados con otras personas y gozan de un mayor bienestar. En conclusión, el tema presenta diferentes visones.

Fuente: Body Image, vol. 27, págs. 86-92, 2018

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.