Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

CORTESÍA DE CHRISTOPHER J. STEELE, NEUROLOGÍA, INSTITUTO MAX PLANCK PARA LA COGNICIÓN Y LAS NEUROCIENCIAS, LEIPZIG

Compacto, altamente interconectado y con más células nerviosas que el resto del cerebro en su conjunto: se trata del cerebelo. Durante largo tiempo, los investigadores creyeron que este órgano era ante todo el responsable de la coordinación y sincronización fina de los movimientos. Hoy en día se le atribuye, además, una función importante en procesos cognitivos superiores, como el habla, la imaginación y la atención.

Christopher J. Steele, del Instituto Max Planck para la Cognición y las Neurociencias, en Leipzig, obtuvo estas imágenes mediante tractografía probabilística, un método que permite reproducir el curso de grandes haces de fibras nerviosas.

En la página aparece el cerebelo, visto de perfil, de tres sujetos. Las reproducciones se han girado 90 grados, de manera que la punta posterior señala hacia abajo (flecha). De esta forma recuerda el corazón humano. La imagen ganó un premio especial en el concurso Brain Art del pasado año, el cual distinguía la mejor representación de la conectividad cerebral.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.