Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2007
Aprendizaje

Dormir para recordar

Nuestro cerebro necesita dormir antes y después de aprender nuevas cosas, independientemente del tipo de memoria de que se trate. Las siestas nos pueden ayudar, mientras que la cafeína no es un buen sustituto.
¿Recuerda sus tiempos de estudiante? Al día siguiente debía enfrentarse con un examen importante; le urgía aprender algo rápidamente, quizás un capítulo del Quijote o unos difíciles compases de clarinete. Tras largas horas de estudio llegaba la medianoche y no había conseguido el objetivo. ¿Qué hacer? ¿Sacrificar una noche de sueño para seguir estudiando?
La mayoría contestaría afirmativamente. Pero si nos basamos en cómo trabaja nuestro cerebro, la respuesta sería, a buen seguro, negativa. Desde hace tiempo, los psicólogos vienen sospechando que el sueño guarda relación con la formación de la memoria, aunque los mecanismos no estén todavía claros. Las pruebas conductuales muestran que un período adecuado de sueño antes y después de una sesión de entrenamiento resulta determinante para el aprendizaje, hablemos de álgebra o de tenis.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.