Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Julio/Agosto 2007Nº 25

Tecnología

Neuroprótesis interactivas

Desde hace tiempo se vienen aplicando implantes oculares y auriculares. Pero, ¿qué hay de las prótesis cerebrales? Se trata de una idea a la que es difícil acostumbrarse, aunque viable.
Menear
Cuerpo y espíritu han sido considerados tradicionalmente las dos caras de una misma moneda. Sin embargo, por diferentes que nos puedan parecer las dos características de nuestro Yo, nos debemos plantear si son tan claramente separables. ¿Son cuerpo y alma dos conceptos inextricablemente unidos como las moléculas fundidas de una moneda o son como su cara y su cruz? El estado actual de desarrollo de las novedosas prótesis neuronales y de la investigación básica asociada a ellas nos muestra cuán discutible resulta la separación radical entre lo material y lo espiritual. Comencemos por el aspecto corporal.
Quien pierde un dedo, una mano o hasta un brazo entero por causa de una enfermedad o de un accidente reflexionará sobre la conveniencia de la utilización de miembros artificiales. Para tomar una decisión, sopesará hasta qué punto le limita en su actividad cotidiana la pérdida en cuestión y en qué medida puede la prótesis subsanar la discapacidad. Debería considerar en ese proceso que una prótesis es un elemento de repuesto sin más, construido a imitación del original, que cumplirá ciertas funciones importantes, pero que no le convertirá en una persona diferente. El Yo permanecerá inalterado.

Puede conseguir el artículo en: