Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

El cerebro es más rápido cuando se trata de amigos

Los procesos mentales relacionados con las amistades tardan menos en llevarse a cabo. 

Cuando valoramos de manera positiva a nuestros compañeros, el cerebro trabaja con mayor rapidez, según revela la electroencefalografía. [ADRIAN MOSER, UNIVERSIDAD DE BERNA]

Cuando otorgamos un concepto positivo a un equipo adversario o a un compañero que apreciamos poco, necesitamos más tiempo que cuando se trata de nuestro equipo favorito o de un amigo. Según investigadores dirigidos por Daria Knoch, de la Universidad de Berna, este fenómeno se halla relacionado con el hecho de que nuestro cerebro necesita, en esos casos, más tiempo para los mismos procesos de pensamiento.

El equipo se sirvió del denominado Test de Asociación Implícita para evaluar a 83 sujetos. Los participantes debían asignar por ordenador solo conceptos positivos a su grupo favorito o a uno por el que no proferían gran simpatía (podía tratarse de un partido político o un equipo de fútbol). Por un lado, los investigadores anotaron el tiempo de reacción de los sujetos; por otro, midieron su actividad cerebral mediante electroencefalografía.

El cerebro realizaba en menos de un segundo siete procesos mentales desde la aparición de la imagen en la pantalla hasta que el probando daba su opinión a través de un clic. El número y la secuencia permanecían igual, con independencia de si el sujeto debía valorar de manera positiva a su propio partido o a los contrincantes políticos. Sin embargo, algunos procesos necesitaban más tiempo cuando la clasificación contradecía los prejuicios. Ello ocurría sobre todo en el procesamiento perceptivo al inicio de la decisión, así como en los procesos motores necesarios para dirigir el movimiento de los dedos para realizar el clic con el ratón. Estos hallazgos contradicen la hipótesis de estudios anteriores, que señalaban que el cerebro intercala, en esos casos, procesos de pensamiento adicionales.

Fuente: PNAS, vol. 113, n.o 10, págs, 2786-2791, 2016

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.