Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Las redes de la memoria

Nuestro cerebro decide rapidísimamente qué sucesos retiene de la fugaz corriente de la vida.

¿Ha leído el periódico esta mañana? Recordará seguro el accidente de aviación. Pero, ¿qué novedades había en la sección financiera? No se preocupe, usted no se halla en estado senil, aun cuando, antes de acabar de leer este artículo, se pregunte por el título del mismo. De la infinidad de informaciones desordenadas que recibimos cada día, sólo una fracción minúscula queda anclada en la memoria. No se trata de ninguna debilidad mental, sino de una absoluta necesidad. Pues almacenar uno a uno en el "disco duro" la ingente cantidad de datos llevaría, en un brevísimo plazo de tiempo, a nuestro cerebro al borde de su capacidad.
Hace sólo unos veinte años, todavía se asociaba el cerebro a una suerte de ordenador biológico que grabara sin discriminación cuanta información le llegara. De entonces acá hemos ido aprendiendo que el cerebro es, ante todo, un maestro en desechar lo superfluo de la corriente de datos. A la manera de una red de malla amplia, se ocupa sólo de retener los peces grandes. Pero, ¿cómo reconoce que se trata de un pez grande?

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.