Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Octubre/Diciembre 2003Nº 5

Neurología

Procesamiento cerebral del lenguaje

¿Dónde procesa nuestro cerebro los elementos del lenguaje hablado? Las últimas investigaciones hablan de la activación secuencial de distintas regiones cerebrales, con una pauta temporal muy precisa.

Menear

«Tan» era la única sílaba que aquel hombre sabía pronunciar cuando Paul Broca (1824-1880) le examinó, hace casi un siglo y medio. «Monsieur Tan» estaba todavía en condiciones de comprender preguntas sencillas. A ellas respondía acentuando, de manera diferente en cada caso, sus «tan». A su muerte, dos años después de su relación con Broca, la autopsia reveló una grave lesión en la parte inferior del hemisferio cerebral izquierdo, a la altura de la tercera circunvolución del prosencéfalo. Ante esa observación, el neurólogo y antropólogo francés consideró dicha región la sede cerebral de la producción del lenguaje. En su honor, la llamamos área de Broca.

Andando el tiempo, en 1874, Carl Wernicke (1848-1905), neurólogo de Breslau, describió una patología de signo inverso; se trataba de pacientes que hablaban, pese a no entender el lenguaje verbal. Los afectados presentaban dañada la circunvolución superior del lóbulo temporal izquierdo. Desde entonces, a esta región cerebral se le atribuyeron las funciones de comprensión del habla.

Durante mucho tiempo, se aceptó con carácter general esta distribución de las funciones lingüísticas en las regiones de Broca y de Wernicke, respectivamente. Sin dejar de advertir que, en casi todos los diestros y más o menos en dos tercios de los zurdos, solo interviene el hemisferio cerebral izquierdo en el desempeño de las funciones mencionadas. Más tarde, algunos investigadores comenzaron a cuestionar semejante planteamiento, apoyados en estudios de sujetos con trastornos del lenguaje causados por daños cerebrales. También contradecían tal concepción admitida ciertos experimentos en los que la estimulación eléctrica provocada en diferentes regiones de la corteza cerebral se traducía en trastornos específicos del lenguaje. Poco a poco se hizo patente que el esquema de las dos áreas pecaba de una simplicidad excesiva.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados