Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Ver a ciegas

Aunque un ataque de apoplejía pueda cegar, en la mayoría de los casos siguen llegando informaciones, si bien inconscientemente, de los ojos al cerebro. Y un día las imágenes quizá logran encontrar el camino de la conciencia.

UNA MIRADA CINEMASCOPICA AMENAZADA. Por un ataque de apoplejía en el hemisferio izquierdo se pierde la visión consciente de los objetos situados en el campo de visión derecho; por ejemplo, no veríamos al hombre con el anorak amarillo. [ISTOCK / THP73]

De repente, Juanito ha desaparecido del bar. Estaba ahí, sentado en el taburete de al lado. Tampoco aparecen ni el taburete, ni la lámpara que colgaba sobre el mismo. Pero no es cierto. Juanito sigue ahí, sentado en su taburete. ¿Qué ha ocurrido? Simplemente que ha cambiado el campo de visión del observador; de pronto, ha perdido la mitad del campo de visión.

De estos síntomas suele ser responsable un ataque de apoplejía, una interrupción del riego sanguíneo hacia una zona del cerebro. Si el ataque afecta al córtex visual primario, los pacientes lo experimentan exactamente igual que una ceguera por pérdida o lesión de los ojos. Aquí, sin embargo, los ojos siguen funcionando. Puesto que la mitad izquierda y la mitad derecha del campo visual se tratan, una independiente de la otra, en el hemisferio cerebral opuesto, respectivamente, en un ataque de apoplejía que afecte a un solo lado desaparece una mitad del campo visual: se origina lo que llamamos ceguera lateral (véase el recuadro "¿Por qué es "ciega" la visión a ciegas").

Por sorprendente que parezca, tales pacientes pueden recibir estímulos en el campo visual ciego, aunque de foma inconsciente. El progreso de la investigación reciente abre la esperanza a que los afectados, encauzados, ejerciten esa capacidad. Más aún: tras un entrenamiento oportuno, podría incluso restablecerse, en parte, la capacidad de ver conscientemente.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.