Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2003
Sentidos

Zumbido de oídos

El fenómeno de los zumbidos de oídos o acúfenos, del que informaba ya Platón, representa una tortura casi insoportable para muchas personas. La percepción acústica enervante nace en el propio cerebro del enfermo y a ella contribuye sobremanera el estrés.

Voces de espíritus y dioses. Eso creían, en la antigüedad, que eran los acúfenos. Tales ruidos fantasma, percibidos sólo por los afectados, escapan a cualquier medición física. Platón hablaba ya de una "música cósmica" que le acompañaba día y noche.
Los acúfenos repercuten en la vida cotidiana de millones de personas. La gama de ruidos es variadísima: desde zumbidos, siseo y silbidos hasta tintineo, pitidos y cantos, pasando por crepitaciones, percusión y rechinamiento. Tanto el tono como la intensidad del ruido pueden modificarse en el transcurso de la enfermedad.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.