Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Células madre para curar el párkinson

Logran reducir en monos los síntomas de la enfermedad de Parkinson mediante células madre

[iStock/ Luis Molina]

Mediante células madre se ha logrado reducir los síntomas de la enfermedad de Parkinson­ en monos. Científicos dirigidos por Jun Takahashi, de la Universidad de Kioto, reprogramaron células maduras procedentes de donantes humanos en células madre pluripotentes inducidas (CMPI). Las CMPI son capaces de diferenciarse en células de diversos tipos de tejido. A partir de estas, el equipo generó neuronas productoras del neurotransmisor dopamina. Estas células nerviosas, que se encuentran en la sustancia negra del mesencéfalo, mueren en los pacientes con párkinson. Puesto que la dopamina se halla implicada en el control del movimiento, su carencia desencadena los síntomas característicos del parkinsonismo, como la rigidez muscular o los temblores.

En la siguiente fase del estudio, los investigadores trasplantaron las neuronas generadas en la placa de Petri a ejemplares de macaco cangrejero, cuyas neuronas dopaminérgicas habían alterado previamente. Tras la intervención, la movilidad de los animales se recuperó, sin importar si las células madre que se les habían introducido provenían de personas sanas o de pacientes con párkinson. A partir de análisis exhaustivos, se observó que las neuronas dopaminérgicas se asentaban, a largo plazo, en el cerebro de los animales; además, solo desencadenaban una reacción inmunitaria moderada. Durante los dos años posteriores, los monos no desarrollaron tumores cerebrales, una de las consecuencias tardías que algunos expertos temen que causen los trasplantes con células madre.

Al final de la investigación, el número de neuronas dopaminérgicas presentes en el cerebro de los animales variaba de un ejemplar a otro. Los científicos pudieron localizar ciertos marcadores genéticos que parecían influir en la supervivencia celular. Por esa razón, en un futuro podrían determinarse las células de los donantes más adecuadas para el tratamiento, sugieren los autores.

«Este trabajo presenta condiciones muy similares a las que se producen en los humanos y, debido al uso de células reprogramadas, posee un gran atractivo», afirma Oliver Brüstle, experto en células madre de la Clínica Universitaria de Bonn y quien no participó en el estudio. En una próxima fase deberá demostrarse que este tipo de intervención produce los mismos efectos en las personas con párkinson que en los observados en monos.

Fuente: Nature, vol. 548, págs. 592-596, 2017

Puedes obtener el artículo en...

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.