«El deporte beneficia a los ­astronautas»

¿Cómo reacciona el cerebro al aislamiento en el espacio? El neurocientífico especializado en ciencias del deporte Stefan Schneider nos cuenta sus hallazgos en una estación de investigación de la Antártida.

Stefan Schneider: Nacido en 1972, estudió ciencias del deporte y teología en Colonia, Wuppertal y Bonn. Se doctoró en ambas materias. En la actualidad es catedrático en el Instituto de Fisiología del Ejercicio y Neurociencia de la Universidad Alemana del Deporte, en Colonia, y en la Universidad de Sunshine Coast, en Queensland. Investiga sobre la psique y el cerebro bajo condiciones extremas, así como los efectos del deporte en el cerebro, la mente y la salud. [CORTESÍA DE STEFAN SCHNEIDER]

¿Qué exigen las misiones espaciales a la psique de los astronautas?

Los integrantes de uno de estos vuelos conviven durante mucho tiempo en un espacio reducido, una situación que puede resultar enervante. Una nave espacial apenas ofrece posibilidades a una persona para refugiarse en su intimidad. Además, la vida en una estación espacial es extraordinariamente monótona. Los cambios son casi inexistentes y los astronautas están siempre expuestos a los mismos estímulos sensoriales.

¿Cómo ha investigado las repercusiones del aislamiento en la mente y el cerebro?

Ya que transportar personas al espacio y observarlas allí durante un largo período de tiempo resulta extremadamente costoso, hemos llevado a cabo el estudio en un entorno análogo. La estación de investigación antártica Concordia nos ha servido de nave espacial artificial. Nuestros probandos vivieron allí ocho meses durante el período invernal. Se lo puede imaginar como dos mitades de una lata de refresco enorme que se levantan, aisladas, sobre el hielo en un altiplano a unos 3000 metros sobre el nivel del mar. Con una temperatura media de 65 grados bajo cero en el exterior, ningún vehículo puede llegar a la estación. Los participantes podían abandonarla, si se daba el caso, aunque solo por un tiempo muy corto. Durante tres meses de los ocho que duró el experimento, la oscuridad en el exterior fue permanente. En el invierno antártico, el sol no sale durante meses.

¿Quiénes fueron los probandos?

La mayoría eran científicos que investigaban en la zona, entre ellos glaciólogos y astrónomos, pero también personas necesarias para mantener la estación con vida: un electricista, un cocinero y un médico. Ocho de los catorce miembros del grupo se mostraron dispuestos a participar en nuestro estudio.

¿Qué hacían estas personas durante ese tiempo?

La rutina diaria dependía principalmente de las respectivas tareas de los probandos. Cada uno disponía de su propio programa. Los científicos efectuaban las mediciones para sus investigaciones, el cocinero preparaba la comida, etcétera. Para que nadie se aislara del resto del grupo, el comandante convocaba a los participantes con regularidad para desayunar todos juntos. De la misma manera que sucede en unos campamentos para jóvenes, unas veces funcionaba y otras no. Después, cada uno continuaba con su tarea diaria.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.