Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Marzo/Abril 2018Nº 89

Percepción

Expertos en caras

Algunas personas son capaces de reconocer el rostro de otro individuo aunque lo hayan visto una única vez y hace tiempo. Este tipo de talentos excepcionales interesan a los científicos... y a la policía.

Menear

Un sábado a media mañana en la cola de un supermercado: «¡Pero bueno, Marcos, cómo has crecido!» Las palabras despiertan la perplejidad del joven. «Claro, seguramente no me recuerdas», continúa la mujer. «Fui tu profesora de natación en segundo de primaria.» La cara de Marcos refleja su desconcierto: apenas le viene a la memoria el cursillo de cinco días al que le apuntó su madre cuando tenía 8 años; y menos la profesora.

Seguramente, la mayoría de nosotros reaccionaría de manera parecida en una situación similar, pues las facciones y el aspecto de las personas cambian con el paso de los años. Quizá se han dejado crecer la barba o han cambiado totalmente el estilo de peinado. Por lo general, conseguimos identificar a lo sumo la cara de familiares o excompañeros de colegio a los que no vemos desde hace tiempo. Más difícil o incluso imposible es que reconozcamos a personas con las que hemos tenido un trato fugaz. Muy pocos lo consiguen. Se trata de los «superfisonomistas».

Están dotados de una capacidad extraordinaria para el reconocimiento facial: pueden identificar a un sujeto muchos años después de haberlo visto tan solo una o puede que dos veces. La dependienta de una tienda de ropa de un centro comercial, el conductor del taxi que les llevó al aeropuerto, la amiga de una amiga que vino a una fiesta, y un largo etcétera. Al parecer, estas personas procesan las caras desconocidas con la eficiencia con que el resto de los mortales reconoce a los congéneres que le son familiares.

Asimismo, los superfisonomistas consiguen identificar a alguien aunque dispongan de escasa información visual. Pueden reconocer a un antiguo compañero de escuela en una fotografía desenfocada, habilidad de la que la mayoría de las personas carecemos. Para la policía, esta facultad resulta de gran interés. Un ejemplo de ello es la iniciativa que desde hace unos años puso en marcha la policía metropolitana de Londres. Este cuerpo policial dispone de una unidad especial formada por agentes que, en 2011, destacaron por haber reconocido a un número elevado de delincuentes en filmaciones de disturbios que habían sucedido en la ciudad y sus alrededores. La misión de esta unidad consiste en visualizar numerosos vídeos y fotografías de baja resolución en los que el software biométrico ha fracasado. ¿Cuál es el secreto de los superfisonomistas? ¿Acaso su procesamiento facial en el cerebro es diferente?

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados