Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Amigos imaginarios

Alrededor de uno de cada tres niños cultiva una amistad inexistente para el resto de las personas. El asunto no debe ser objeto de preocupación: los compañeros imaginarios estimulan la creatividad y ayudan a superar los tramos difíciles de la vida.
© iStockphoto / Nina Shannon (niña); Gehirn & Geist / Andreas Rzadkowsky (ilustración)
En plena era internauta, mantener relaciones con personas a quienes no vemos resulta de todo menos extraño. De hecho, en los chats y blogs de la red compartimos confidencias con amigos virtuales. No obstante, ¿qué sucede cuando un niño se busca un amigo virtual, juega, habla e incluso convive con él como si fuera un miembro más de la familia? El fenómeno no es inusual y se presenta sobre todo en niños de los tres a los siete años.
Cuando los padres perciben la existencia del «compañero imaginario», término que utilizan los psicólogos para denominar a un amigo invisible, suelen reaccionar con preocupación. En un forum en línea una madre apunta:

«Nuestro hijo tiene cinco años y desde hace tres días habla de “su amiga Pía”. Esta niña solo existe en su fantasía, pero para él parece absolutamente real. Se comporta como si estuviera viéndola. Con su hermana de tres años no hemos tenido esta experiencia. Parece que la amistad con Pía le sienta bien a nuestro hijo, pero a nosotros nos preocupa. ¿Hemos de dejar que siga con su fantasía o debemos intentar quitársela de la cabeza?».

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.