Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Una conjunción letal

La depresión y la enfermedad cardíaca, unidas, aumentan la mortalidad.
© Dreamstime / Sebastian Kaulitzki
Se sospechaba desde hace largo tiempo que la depresión agrava la sintomatología cardíaca. Ahora, las investigaciones apuntan a que tal combinación resulta más peligrosa de lo que ya se temía. En un estudio publicado en la revista Heart en octubre de 2010 se señala que, en un día cualquiera, los participantes que acumulan depresión y enfermedad cardíaca presentan una probabilidad de fallecer casi cinco veces mayor que los individuos sanos. La depresión, por sí sola, duplica la mortalidad, mientras que la enfermedad cardíaca aumenta el riesgo de fallecimiento en dos terceras partes.
Los autores del trabajo valoraron a unos 6000 pacientes; aplicaron modelos estadísticos para averiguar si factores como la edad o los medicamentos alteraban los resultados obtenidos. Una vez descontados tales factores, las cardiopatías parecían entrañar un riesgo de mortalidad no muy significativo; sin embargo, la combinación de depresión y cardiopatía seguía siendo letal. Según Martica Hall, psicóloga de la Universidad de Pittsburgh y coautora del estudio, tal hecho revela el alcance y ubicuidad de la depresión. Se estima que alrededor del 20 por ciento de los estadounidenses con cardiopatías también sufren depresión. Aunque se desconocen las causas fisiológicas de la letalidad de la depresión, se presume que están vinculadas a factores inflamatorios asociados al estrés cerebral.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.